5 razones por las que no deberías realizar un curso en modalidad online

La modalidad de formación online está en un momento imparable. Actualmente la oferta de cursos abarca prácticamente todos los ámbitos profesionales, es una buena noticia.  Esta posible sobreabundancia genera que no todas las acciones formativas se pongan en marcha debido a la dificultad de completar aulas (regulado por la normativa bajo la que se imparte la acción formativa), también es posible que otras se completen con alumnas y alumnos poco motivados o con escaso interés por la materia; ello puede trasladar al equipo docente labores y presiones ajenas al ámbito docente, además de ligar su salario al número de alumnos que finalicen la acción formativa.

Los docentes percibimos con bastante facilidad cuando un estudiante no se encuentra cómodo en un aula virtual (o presencial), en ocasiones, esta situación traslada el aprendizaje a un segundo plano ocupando un protagonismo, que no les corresponden, las dificultades inherentes a  la modalidad de impartición (acceso, interacción, participación, etc.). Esta situación suele generar frustración en docentes y alumnado además de un  rechazo frontal a  la modalidad online.

Si tu o tus futuros alumnos y alumnas se identifican con alguna de estas razones, creo que deberían optar por una alternativa presencial, si es posible.

Razones para no cursar un curso en modalidad online

5 razones por las que no deberías realizar un curso en modalidad online:

1. Si es la primera vez que tienes ocasión de realizar un curso no presencial, prueba primero la modalidad blended learning o  mixta, que combina clases presenciales con estudio y participación a través de una plataforma, te ayudará a familiarizarte con esta, a interaccionar con otros participantes, con el equipo docente y a planificar tu estudio.

2. Si lo primero que piensas es solicitar los contenidos en formato PDF o descargables, no lo hagas, busca una alternativa presencial. Además de los contenidos seguramente tendrás que interaccionar con tareas, foros y otras actividades online, ‘no descargables’.

3. Si ahora mismo no tienes disposición para gestionar tu propio aprendizaje o simplemente no estás motivado o motivada, no lo hagas, la modalidad online requiere de habilidades para el aprendizaje autónomo y una cuidada planificación para el estudio.

4. Si no tienes acceso a Internet desde un portátil o equipo de sobremesa, no lo hagas. Alguna de la formación online disponible no es responsive, es decir, no se adecua correctamente a los móviles y a tablets por lo que la experiencia, a través de un dispositivo móvil, puede no ser del todo satisfactoria.

5. Si estás peleado o peleada con las nuevas tecnologías, no lo hagas; mejor realiza un curso presencial donde poner a punto tu competencia digital (comienza por manejo de archivos, navegación por Internet y participación en espacios 2.0).

Además de estas 5 razones, investiga la experiencia de la entidad en el ámbito online, no todas las entidades con experiencia y excelencia en la modalidad presencial se adaptan con éxito al ámbito online. Lo mismo ocurre con las y los docentes, busca información en la web, revisa su experiencia y trayectoria, un docente que no tenga formación en el ámbito online puede echar al traste una buena experiencia formativa.

¿Añadirías alguna recomendación a la lista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.